sábado, 17 de noviembre de 2007

Descubrimiento

Dedicado a mi maestra María Luna
Berta venía padeciendo unos extraños dolores de cabeza desde hacía unas semanas que generalmente se intensificaban los sábados y que no remitían por mucho paracetamol o similar que tomase, por lo que su madre no dejaba de recomendarle que fuese al médico, pero ella no estaba dispuesta a seguirle la corriente ni siquiera en eso. Una amiga del instituto le recomendó un “naturalista” del barrio que tenía fama de solucionar casos incurables, así que concertó una cita con el mismo y se presentó en la consulta para buscar alivio a sus males.

Aquel individuo le examinó el iris de sus ojos, color azul Mediterráneo visto desde la cabina de un avión a punto de tomar tierra; le hizo unas cuantas preguntas de los más extravagantes y hasta le echó las cartas; tras lo cual le alargó un frasco con un líquido de color barroso que debería disolver en la bañera y sumergirse la noche antes de la luna nueva; al día siguiente debería tomar un infusión con unas hierbas traídas desde el valle de Artiges de Leo y dejar que los efectos le invadieran -esas fueron sus palabras-. La broma le costó 150 euros, un poquito más caro que el seguro pero si quita el dolor de cabeza están bien empleados, pensó la muchacha.

Cumplió a rajatabla todas las instrucciones del sanador, según ingirió la infusión empezó a sentir una vibraciones extrañas en los ojos hasta que tuvo que cerrarlos, sintió su cuerpo flotar, sin saber cómo se encontró en un páramo seco ante aquella semirruinosa casa, con su ventana iluminada que le traía recuerdos de una niñez irreal, cogió la llave oculta en una rendija de las losas que hacían las veces de escalinata y penetró sin miedo alguno en el interior.

No halló un mobiliario familiar desvencijado, sino los restos de una destilería de licores, detrás de un alambique surgió una diminuta criatura y saludó.

- Te esperábamos en los espejos de la progresión desde hace una vida, sígueme y hallarás lo que muchos ni buscan.

La guió hasta aquella copa con aspecto de recién servida, que desprendía un aroma torrefacto con tonalidades caoba y chocolate, subió atropellada los peldaños de la tentación e ingirió un largo sorbo de la tentadora libación.
Era un caldo con no menos de tres años de crianza en barrica que te envolvía en ligeros ropajes de raso.

Pasó de soslayo junto al repleto pozo de los deseos banales con su emisión permanente de sonrisas tontas. Al final de un largo túnel se abría una mañana cristalina con un sendero tortuoso, a fogonazos recorrió los bosques de la Alcauca en los que vino a dar con el árbol de la hoja caduca cien por cien, se interrogó por este motivo.


Una mula negra que transitaba por el camino se quedó mirando con expresión de ¿no lo entiendes?


- Cada una de las hojas que se desprenden a diario es uno tras otro de tus errores, y las nuevas son los propósitos de partir de cero que haces cada mañana. Mientras más hojas caigan más frondoso será la sombra que proporciones.

Berta al fin comprendió que es preciso desprenderse sin agobios de lo que ya está de más, que ese lastre sólo proporciona dolores de cabeza y emplear la savia que nos proporciona la tierra para enmendar fallos y generar nueva cubierta.

7 comentarios:

blumun dijo...

Estupendo relato. Y aleccionador, Hay que soltar cabos para poder navegar.
Besos, y buen Domingo
PD. Espero que Maria(Luna) se ponga bien :)

María (Luna) dijo...

Ja,ja,ja...Muy bueno.

La verdad es que yo pensé también en curarme con mis remedios naturales. Pero esta vez no funcionó. Asi que a base de Paracetamol, ya no tengo fiebre pero ando la mar de rara y floja. Lo más raro es mi cabeza, me he quedao gilipollas redomada con la fiebre y me duele a ratos una de mis rodillas. Pero sabes que te digo, que no hay mal que por bien no venga. Y voy a mandar mis parásitos o virus al fresco que debía de tenerlos ahí dormidos desde el año pasado...Ja,ja,ja

Me ha gustado como has tratado las fotos y te vuelvo a repetir que me ha encantado el cuento.

Asi uqe nada haré como Berta.

Besos

Truman C. dijo...

Ay! Cuánto la quieres...

Bichitodeluz dijo...

Me ha gustado mucho, la importancia de sacudir la vida, y la foto del camino, su recodo, los arboles, sus colores, muy hermosa.

Abrazos.

María (Luna) dijo...

Cuanto más lo leo , más me gusta.

Besos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Me ha parecido precioso. En serio, me ha encantado.

Glo dijo...

Es que los textos de nómada enganchan.

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.