lunes, 31 de diciembre de 2007

Castillo Sohail

Último día del año que comienzo deseando lo mejor para toda la familia de blogeros a la vez que aprovecho para presentaros un rincón de la costa: el castillo de Sohail en Fuengirola.

Visita e historia: Los accesos al mismo no están bien señalizados, a pesar de que resulta visible la edificación sobre un pequeño cerro en el extremo Oeste de la citada localidad. Tras cruzar un estilizado puente sobre el río Sohail se llega al pie del recinto fortificado, los almorávides en el siglo XII son los que levantan un Ribat con forma de octógono irregular en este enclave estratégico que controlaba el litoral así como la comunicación terrestre entre Málaga y Marbella, en 1485 es conquistado por las huestes de sus católicas majestades, sufre una serie de transformaciones, incluso los invasores napoleónicos hacen de las suyas volando un lienzo de muralla.

A día de hoy es un estupendo mirador sobre el Mediterráneo, pero a poco que desviéis la vista hacia tierra se muestra el canallesco atentado urbanístico de un territorio con vocación de mimetizar a Benidorm: Fuengirola y Mijas han crecido a base de blocajos horrorosos, solución nos centramos en el castillo y la playa que se despliega a nuestros pies.

Desde lo alto de la muralla me aproximo a la batería de cañones y ordeno "disparen" salvas de buenos propósitos para todas las naves que navegan con buen rumbo por estas aguas virtuales de azul envolvente.






sábado, 29 de diciembre de 2007

Centro histórico

Muestro hoy algunos rincones del centro histórico, que aunque en buena medida se encuentra en proceso de restauración de edificios emblemáticos de la Málaga modernista como el de Félix Sáenz, gran almacén de textiles desde finales del XIX que terminó como patrimonio inmobiliario de una entidad financiera, pero otros lucen muy bien remozados como el Aguinaga; el puente de los alemanes así llamado porque fue donado por aquel gobierno como agradecimiento al pueblo malagueño por su labor en el rescate de los náugrafos de la fragata Geneisenau el 16/12/1900, doce malagueños perecieron en las tareas de salvamento, para más información http://www.gibralfaro.net/mahistoria/pag=1056.htm, al final de dicha web pueden verse unas imágenes muy descriptivas; por esa zona también es recomendable dejarse caer por la tetería que hay situada en calle horno, en el mismo lugar que estuvo la única panadería que la ciudad musulmana contaba dentro de sus murallas, luego reconvertida a fábrica y tienda de fideos, con una noria tirada por un burro, a día de hoy no ha caido en manos de pelotazos urbanísticos y podemos disfrutar de una infusión en un local muy especial.


Hace tiempo que llevé en el taxi a una anciana con más 90 años, la cual me contó que cuando era casi una adolescente pudo casarse gracias a que su novio, pescador de profesión, con la ayuda de su bote de madera, unos remos y unos sacos de esparto se dedicó a sumergirse a pecho y en calzoncillos en el pecio del navío hundido para extraer carbón que luego ella secaba al sol en la playa, con la venta de éste se pudo agenciar toda una lista de bodas de entonces, una cama de hierro, un jergón, una mesa y dos sillas. (Esto no es una de mis leyendas, fue la confidencia de una abuela muy simpática que no olvido).

viernes, 28 de diciembre de 2007

Fiesta mayor de Verdiales

El día de los inocentes es la fecha fijada desde hace muchos años en Málaga para celebración de la tradicional fiesta mayor de los verdiales, este folclore popular hunde sus raíces en muchos siglos de historia, algunos entendidos dicen que es una variante de la música bereber, otros han encontrado en las monedas de la época fenicia inscripciones con el anverso de la diosa Malgache, divinidad protectora de estas tierras, mientras que en el reverso aparecen unos danzantes con instrumentos similares a los que se siguen tañendo en la actualidad. Bueno que más da el origen exacto, lo importante es el arraigo popular en el medio rural y lo entretenido que resulta, os dejo unas fotos y un vídeo, al cual hay que darle al play para que os hagáis una idea.
Mientras se deleita la audiencia con el espectáculo es habitual dar buena cuenta de una botellita de vino dulce y un plato de lomo adobado, pues como decían los romanos para hablar de dioses hay que hacerlo con el estómago lleno.
Son facetas ocultas para el visitante de esta ciudad asociada casi en exclusiva a Picasso y al turismo de sol y playa.






video


Las danzantes también se cansan y necesitan reponer energías las muchachas.

jueves, 27 de diciembre de 2007

Playa de Pedregalejo





















Soñadora de vuelos a ras de playa que sembraba gaviotas de fantasía sobre la playa desierta, en un frío día donde los humanos se van y permanecen las olas trayendo mensajes desde levantes perdidos.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Fuente asombrada

Tocaba aquel informático de profesión y gaitero vocacional galés, más por necesidad de allegar fondos para sufragar su periplo a lo Willy Fog que por deleitar con su virtuosismo con el instrumento, quiso la casualidad y su curiosidad que recalase en Óbidos (Portugal), hoy epicentro turístico donde se puso a inundar la tarde con acordes celtas en busca de algún Solbes, digo euro desestabilizador presupuestario, ajeno a las consecuencias de su melodía sobre las ruinas de la cercana capilla de la Anunciación.

Joäo Carmo Núñes Vidal además del cliente favorito del serrallo más puntero de Santo Antonio do Vila Real era hijo primogénito de los condes de Silves, pensaron sus progenitores que ya era hora de fijar el lecho y la fortuna de su vástago por lo que buscaron una devota y santa esposa para el mismo. En situación de buscar un buen partido andaban los marqueses de Armaçao Da Pera con su hija Margarida Dos Santos Da Silva, por lo que los emisarios fijaron la boda para la primavera del año de nuestro señor de 1524 en Sintra. Aquello era una OPA amistosa en toda regla buscando la fusión de patrimonios que consolidara el flujo de tesorería.

A Margarida el compromiso matrimonial le sentó como un polvorón de Estepa recién levantada en pleno agosto tras una noche de resaca, ya que un mes antes había conocido a Patrick, piloto náutico de segunda al servicio de su majestad británica el cual había atracado en Portimao y con el que fundió su virgo en la barbacoa de aquel atardecer oceánico, sin testigos según creían los amantes, salvo que una meiga con forma de corneja vigilaba todo desde lo alto de aquel chopo que cobijaba la tierna escena, se habían jurado amor eterno

El día fijado se concentraba bullanguero lo más granado del feudalismo galo ante la explanada de la dicha capilla. La novia, más compungida que un defraudador contumaz ante un acta de conformidad de la inspección, se presentó ante el arcipreste de Sintra quien presidía el acto, cuando pronunció la consabida frase. “Quien tenga algo que objetar que hable ahora o calle para siempre”, penetró apresurada en el templo una desaliñada mujer que relató lo sucedido junto al chopo, añadiendo el detalle sobre cómo le fue entregada por el marino a la doncella una brújula de plata, la cual llevaba la desdichada oculta en su pecho tras la cruz de Caravaca.

Joäo se pilló tal rebote que rajó con su daga el corpiño de la muchacha para verificar tal complemento y hallándolo cierto juró ante el altar lavar su honor con la sangre de aquella pareja que le habían “coronado” de forma tan ladina según su parecer. Se interpuso el aciano padre para salvar la vida de su hija, lo que le costó la propia al infeliz, pero fue suficiente para que la joven fuese rescatada por el marino, dándose a la fuga ambos a lomos de un brioso corcel por el bosque encantado de Monserrate.

El afrentado persiguió sus huellas en vano durante tres semanas auxiliado por una ralea de perros alanos, pero sólo halló su locura, hasta tal punto que prendió fuego a la capilla, único edificio de aquella vasta extensión sin recalificar, pero con tan mala fortuna que la única puerta se trabó con el pirómano en el interior, que viendo próximo su fin daba grandes alaridos pidiendo perdón a la prófuga, de la fuente seca de la pared Norte se puso a surgir agua a la par que se oía una gaita sobre los restos calcinados, el conde pudo escapar milagrosamente de su infierno y los amantes se embarcaron rumbo a Puerto Seguro en Brasil.

Es por ello que según la leyenda que cuando suena una gaita en aquellos pagos la fuente asombrada mana en abundancia.

Moraleja no veas sólo la mota en el ojo ajeno.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Trazados ferroviarios

El antiguo trazado del ferrocarril que une Bobadilla con Málaga atraviesa unos parajes de belleza singular, me estoy refiriendo al desfiladero de Los Gaitanes y al Caminito del Rey, colosal obra de la época de Alfonso XIII que costó la vida a numerosos obreros, varias instituciones y empresas han esparcido rumores sobre la rehabilitación de tan pintoresco sendero, pero la verdad es que se cae a cachos literalmente, lo que interesan son las obras faraónicas y las cifras abultadas para otros proyectos más rentables desde una óptica electoral y financiera. Como ese Ave que de paso nos trajo hoy a Zp y a la inefable Magdalena para lucirse a bordo de su trenecito flamante cual regalo de Papa Noel, pero financiado generosamente por todos, para discursear a los malagueños: Veis ya sois igualito que lo sevillanos y catalanes, ahora podéis votarme más y mejor.


Mutis en cuanto a los daños no reparados que llevan años causando al principal acuífero del pueblo de Valle de Abdalajís, interceptado por un túnel del dichoso trazado del Ave que perforó el curso del agua y mientras ha durado la obra ha dilapidado el manantial sin cesar (entre 20 y 30 litros por segundo), mientras es preciso acarrear desde Antequera el líquido elemento en camiones cisterna. Un insigine diputado del PSOE declaró en rueda de prensa que se ha indemnizado cuantiosamente al Ayuntamiento y que se han perforado unos pozos, de los millones de hectómetros tirados nada más se supo, pero que todo ha quedado sellado, eso es, el próximo me lo cuenten de los siete enanitos.



Felices fiestas a toda la peña que me soporta, a disfrutar con el cava y los turrones que algunos lo mismo comerán mamífero del orden de los lagomorgos, de unos cuatro decímetros de largo, comprendida la cola (conejo puñeta).

jueves, 20 de diciembre de 2007

Cuesta arriba

Hay días que todo se hace cuesta arriba y no hay funicular que nos eleve más que nuestra propia energía, mientras que la barahunda regalera invade todo, la pendiente crece en desnivel cuando me enfrento a tanta tarea pendiente, pero subieron al Everest porque estaba ahí, lo mismo que me empeño en lograr otro título universitario pese al handicap de mi frágil memoria y la carrera de obstáculos que nos coloca una parte del profesorado por el mero de hecho de fastidiarnos las vacaciones y cribar luego con más facilidad para los examinadores.

martes, 18 de diciembre de 2007

Reflexiones a media voz


El amigo que no presta y el cuchillo que no corta, que se pierda poco importa, dice Don Quijote en las bodas de Camacho.

A veces encuentro gentes que son más raras que las poinsetias de la foto, pero uno anda menos cuerdo que aquel hidalgo y piensa que la amistad puede florecer aunque no le den ni los buenos días, siempre achaco a mi carácter extrovertido la causa del problema, lo cual deja inevitablemente un poso amargo. ¿Tanto cuesta decir al otro aquello que nos molesta? O por el contrario pensamos en clave de flor de invernadero, marchita a la más leve brisa.

Despiden muchas plantas la Navidad con silencio breve de pétalos y aroma de olvido mientras me retiro al gélido discurrir de teorías de plástico. Siempre guardo la esperanza con la batería cargada para descubrir nuevas especies exóticas que soporten los rigores extremos y se abonen con el calor de un simple gesto.






domingo, 16 de diciembre de 2007

Torres, piratas y espías (II)



Nuestro Rodrigo escapó milagrosamente lanzándose al mar desde un acantilado, ya que la marea estaba baja y se trataba de un lugar plagado de rocas y escasas zonas con profundidad, pudo nadar hasta una oquedad labrada por la fuerza de la erosión donde se ocultó hasta el anochecer, allí rumió su venganza contra la pérfida huésped que alojó en mala hora. A pesar de todo lo ocurrido quedó colgado de aquella visión del Edén y juró darle la vuelta a la tortilla concluyendo lo que había empezado, pero con un final distinto.

Cuando cayó la noche cerrada fue nadando hasta el pequeño abrigo donde los pescadores dejaban sus botes, tomó uno ‘prestado’, soltó amarras y puso proa hacia Motril, desde allí podría enrolarse con destino al Norte de África en cualquiera de aquellas goletas que no hacían muchas preguntas sobre el currículo del aspirante, pues a buen seguro que los causantes de tanto infortunio recalaban por aquellos puertos con asiduidad.

Tal era el berrinche de Yusuf, jefe de la horda, que a Laila le quitaron la suculenta paga y fue vendida como esposa a un rico comerciante de especias de Túnez.

Ella no estaba predestinada a dicho papel así que aceptó de mal grado su nuevo destino, en un palacio con todo lujo oriental, pero casada con un anciano poco favorecido y mal humorado que sólo pensaba en su dinero, se empeñó en sacarle el máximo provecho a la situación.

Su cónyuge, aváro hasta la médula, guardaba en un lugar secreto todo el lucro de su negocio. De nada sirvieron las múltiples estrategias urdidas por la casada hasta que pronto cayó enfermó el anciano, en lugar de las infusiones recetadas suministró al paciente Xarab Al-Malaquí (término designado para el vino moscatel como eufemismo que los dirigentes musulmanes usaron burlar la prohibición coránica de ingerir alcohol en estas tierras), junto con unas setas alucinógenas por lo que la papalina del afectado propició su confesión y su camino: junto al estanque en la desvencijada caseta de aperos del jardinero, tapada por azadones y almocafres ya inservibles una pequeña trampilla que daba acceso a un arca donde fue depositando su plan de pensiones el ahora agonizante Bensaid y que ahora iba a ser un bien privativo de su nueva beneficiaria.

Justo cuando se disponía a salir del pequeño recinto una sombra la interceptó:

- ¿Qué, otra vez arramblando?

No podía creerlo era aquel torrero que dejó tirado hace un año en un pequeño pueblo de España. Por su parte Rodrigo estaba dispuesto a cobrar más que las empresas de reunificación de deudas, capital más intereses convencionales, más elevados intereses de demora, más comisión por gestión de reclamación de posición deudora más…


- Puedo explicártelo todo, Yusuf y los suyos secuestraron a mi hija, me obligaron a hacer aquello o acabarían con su vida, no lo hicieron al final, pero la vendieron a un burdel de Tánger. ¿Tú cómo has llegado hasta aquí?
- La mía es una historia muy larga, no patrañas como las tuyas, pero en resumen supuse que vendrías a parar por estos paraísos judiciales, hice averiguaciones cuando di con tu paradero me hice pasar por jardinero y tu marido me ofreció un contrato basura que acepté por tenerte cerca, con la celosías en tus estancias y el velo no pude ver tu rostro, pero hablando con los otros sirvientes supe que estabas ahí, sólo faltaba esperar el momento adecuado a que vinieras a hacer caja.

Rodrigo hizo suya a la ladrona como mandan todos los capítulos del Kamasutra y alguna más de propia cosecha, recogió el finiquito en efectivo y se marchó dejando a la impostora encerrada bajo llave con la prueba del delito (el marido). Más tarde se estableció con identidad nueva como armador en el Puerto de Santa María y fue admitido como caballero de la Orden de Montesa con todos los honores.

Dinero, redención para unos perdición para otros.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Torres, piratas y espías ( I )


Hasta cuatro veces fracasaron en sus intentos de desembarco los berberiscos de Yusuf el de las cejas tiesas gracias a la torre vigía que dominaba la bahía, la resolución y presteza de Rodrigo Núñez en tomar medidas avisando a los vecinos de la cercana población de La Cala echaba por tierra todos sus planes, pero la avaricia de aquella jarca no cesaba por hacerse con el fabuloso botín, que decían algunos haber oído relatar como fue escondido en la Cueva del Tesoro por el último rey árabe de Málaga, El Zagal, antes de su destierro a otro lado del Mar de Alborán.

Contrataron espías full time para saber más acerca del valiente torrero, para ver cuales eran sus costumbres, sus puntos flacos. Averiguaron que llevaba más de cinco años viudo, que perdió a su esposa en el primer parto y que cortejaba a algunas mozas de los alrededores sin mucho éxito.

Hallaron la solución trayendo desde Tánger con treinta dinares de oro a Laila, una exótica bailarina que encandilaba al personal con el contoneo hechicero de sus caderas, levantando a más de uno con la danza del vientre.

Siguiendo el plan urdido fue desembarcada la bailarina una noche de recios aguaceros desde una falúa cómplice que comerciaba con Motril para no levantar sospechas, ella iría con sedas ceñidas que al empaparse harían aún más voluptuosas sus formas. Llegó al pie de la torre sobre una borriquilla dando gritos.

- ¡Por vuestro Dios clementísimo ayuda para esta pobre mujer extraviada!
- ¿Quien sois?
- Raquel Benamar esclava del Cadí de Salobreña que me mandó a buscar aceite ‘nevaíllo’ a Torrox y no puedo continuar con este tiempo infernal.

Confiado nuestro hombre, al comprobar que venía sola, le tendió una escala de gato por el gran ventanal para que subiera por ella la visitante, ya que dichas construcciones se remataban sin puerta a nivel de suelo para estorbar el acceso a los asaltantes. A la titilante y anaranjada luz del fuego que reinaba en la gran estancia el embrujo de aquella mujer se potenciaba más, ella no paraba de dar tiritones mientras que el anfitrión le ofreció un vaso de vino con miel para confortarla.

- ¿Puedo secar mis ropas?. Vengo empapada y tengo mucho frío.
- Adelante pues muchacha.

El cuerpo de Laila envuelto únicamente en una fina túnica color morado, los años de abstinencia y la generosa bebida hicieron lo programado desde siempre, el recio y curtido vigilante por los mil soles de aquella torre albarrana se enredó entre los abrazos de la enviada, sin que él se percatara ella arrojó sobre las llamas de la chimenea unos polvos de color granate, era la señal convenida, el humo se tornó rojizo y los vapores de óxido de cinabrio dejaron a Rodrigo con la miel en la boca y sumido en un profundo sopor.

Cuando despertó al día siguiente estaba totalmente envuelto con una gruesa maroma y su boca amordazada. Los piratas se habían apoderado del pueblo y subían gentes a la gruta para ponerlos a buscar el ansiado premio.
Buscaron durante cinco días y cinco noches en vano, allí no había más tesoro que las estalactitas y estalagmitas que los siglos y el carbonato cálcico formaron. Dejaron su frenética averiguación porque avistaron acercándose mucho tres goletas reales que iban rumbo a Cartagena y hubieran sospechado de la embarcación en aquella ensenada, así pues levaron anclas a todo trapo con las manos vacías y su cómplice femenina a bordo.

Para el pobre Rodrigo la liberación de los gruesos cordajes fue para peor, ya que el cabreado vecindario se dispuso a lincharlo con garrotes del calibre sota de bastos, le acusaban de yacer con una enviada de Satán con grave riesgo de sus vidas y haciendas entre otras cosas.

Continuará…

martes, 11 de diciembre de 2007

Supongo


Cabalgando atardeceres desde mi atalaya
sólo las masas de nubes me llaman,
los atascos son recuerdos que se amalgaman
y chillan jugando a la andarraya

Supongo los comercios a rebosar
luces, señuelos, caja, tarjeta…
felicidad impresa como meta
se busca la magia de regalar

Me tomaré una copa a su salud
mientras sufre el atasco de turno
inmersa en ella la gran multitud

¿Devorará esta Navidad-Saturno
a sus hijos con total pulcritud
en un descuido nocturno?

sábado, 8 de diciembre de 2007

Palacio encantado

Allá por 1920 Eusebio era un chico de la burguesía adinerada local, no podía destacar más que en los estudios de Medicina por la férrea dictadura de su padre, cirujano director en el Hospital Civil, jefe en lo sanitario y sargento prusiano en lo familiar. Cuando el joven acabó la carrera sus arpías tías celebraron un conciliábulo para buscar novia formal a Eusebito, tras varias intervenciones se llegó al consenso de elegir como candidata a María Gracia, una “distinguida y agraciada señorita” en palabras de la prensa pelota y farisaica de la época, la afortunada tenía en su currículo el asistir con regularidad a novenas y rosarios, así como ayudar a su viuda madre en obras pías como el ropero de los pobres.
La chica en verdad era más pava que un plato de agua y en asunto de hombres tenía menos experiencia que en el manejo de la radioactividad, sumisa como se pedía a toda mujer decente llevó el noviazgo como un alivio de luto o por lo menos de actos religiosos. Eusebio era introvertido hasta delante del espejo procuraba no reflejarse y ninguna joven se hubiera fijado en él si no fuera por el binomio C + I = capital más interés.
Celebraron la boda los contrayentes con menos convencimiento que los políticos prometiendo en plena campaña. Las buenas rentas de ambas familias permitieron disponer a los recién casados de un palacete lujoso con su servidumbre decorosa y aparentosa, entre la plantilla de domésticas figuraba Anita, la ayudante del doctor en la consulta que abrió, especializada en sífilis y otras patologías venéreas tan en boga por esas fechas.

Anita provenía de una familia campesina de Vallejo, pedanía de Macharaviaya. Tenía ella la sonrisa acogedora como la bahía, el carácter dulce como la uva moscatel, la mirada magnética, el pelo crespo con un par de rizos que se mecían a ambos lados de su frente, en suma era una criatura angelical dotada para ser amada sin reservas.

Nuestro novel galeno tardó poco tiempo en sucumbir a los encantos de la muchacha y ella supo sacar de aquel hermetismo un hombre nuevo, a estas alturas quien haya leído ya lo supondría, no obstante la pareja reprimía sus deseos naturales no sin grandes esfuerzos.
Era tradicional festejar la “Veladilla del Carmen”, por lo tanto se preparó una gran gala para lo más granado de la sociedad, más que nada por conspirar con los poderes fácticos y trepar otro peldaño el joven licenciado
Al llegar la madrugada y retirarse la gente de orden, los invitados y la señora, Anita y Eusebio rompieron todas las cintas del corsé que sujetaron tanto sentimiento en un ángulo del patio, no contaban con que la santa e hierática esposa hilaba muy fino y vigilaba mejor que todas las cámaras ocultas, antes de que los felices adúlteros se hubieran terminado de besar bajó las escaleras con el revólver del marido y chillando: ¡A mí no se me engaña así!, disparó cinco balas que segaron la vida de los enamorados.
Para no dar pábulo a la habladuría popular se simuló un robo, a la homicida la internaron en un convento de monjas en Archidona y las diligencias fueron archivadas mediante providencia de su señoría.
El escenario del triste suceso fue tapiado a cal y canto, pero por una azotea contigua saltaban como gatos en la noche otras parejas poco confesables públicamente que relataron a sus más íntimos que cuando se besaron dentro del palacio surgieron en aquel mismo rincón del patio unas figuras de entre los azulejos devorándose a besos.
Los expertos en Parasicología y similares disciplinas han visitado el lugar en varias ocasiones, pero no han obtenido pruebas concluyentes.
La pregunta es: ¿aparte de tecnología avanzada iban dotados de enamorados dispuestos a besarse?
Si es que no saben ni investigar esta gente.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Centrándonos


Al fín! Hallé un hueco para escapar de la esclavitud de tanto trabajo para la facultad. Me lancé al centro a buscar otras miradas sobre lugares conocidos y otros por descubrir.

Aunque a muchos nos parezcan monótonas y serias las calles que transitamos con cierta frecuencia, siempre habrá alguna nota que pondrá color en el trillado mosaico urbano y sirva como remedio de guardia para tanto agobio mental, provocando que las señales de prohibición inviertan su sentido: no a los pitidos, sí a la melodía improvisada de una mañana fría que limpia el ambiente sepia de una ciudad que se despereza.


Además siempre nos quedarán los puestos de flores de la Alameda con su sinfonía de colores, que no de olores puesto que la mayoría de esta mercancía llega hasta aquí en las bodegas de los aviones desde invernaderos remotos.





No faltará quien piense que todo es pose y locura, esperpento para esquilmar unas monedas a los viandantes a cambio de un recuerdo anedóctico. Pero estos y otros son los signos que nos identifican con un espacio geográfico creado entre todos, o por lo menos con los impuestos de todos los que pagamos.


jueves, 6 de diciembre de 2007

Estrechado


Como la palmera encerrada en el patio interior del palacio del obispo ando estos días, por el trajín académico con los trabajos que nos torturan en la facultad, pero prometo que me elevaré por encima de los alevosos tejados para captar la luz del resto de blogeros. Ya decían los árabes que este árbol era símbolo de la hospitalidad.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Alpujarras



Panorámica de la Contraviesa desde Pitres

Nuevamente escapada fin de semana, hoy el loco albedrío me ha llevado hasta la comarca de las Alpujarras, en Granada donde la suave brisa entraba a cuchillo, como si viniera del Ártico vamos, pero merece la pena por el paisaje tanto natural como urbano de sus pequeños pueblos, bueno algunos como Pampaneira estaban copados por la pléyade dominguera y vociferante.
En cambio Trevélez con su barrio alto a más de 1.600 metros sobre el nivel del mar que presume de ser el municipio más elevado de España, bien merece rendirle una visita a este curioso pueblo formado por tres vélez (barrios en árabe de ahí su topónimo), son pocos viajeros los que se aventuran hasta el barrio alto, como mucho se quedan en el medio, hay que caminar un poco cuesta arriba, si bien por el camino encuentras varios saladeros de jamones donde ofrecen degustaciones de lo suyo y vino de la Contraviesa, el caldo aunque un tanto agraz y despelucado al ser de balde se agradece y el jamón sirve para ir repostando, al final un tanto escondido encuentras el mesón ‘La fragua’ con una esplendida terraza acristalada que nos regala sus vistas al barranco del río Vélez; disponen de una cocina sencilla con especialidades bien combinadas y te plantan unos platos a rebosar, nada de tontadas, por lo tanto hay que hacer apetito de un modo u otro, los postres insertan algunas recetas de origen morisco como el flan de dátiles con miel que rememoran las raíces del lugar.
También es recomendable asomarse al atardecer por Fuente Agria, junto a Pórtugos, el lugar se llama así por las aguas con intenso sabor a hierro y además gasificadas por la limonita que llevan, manan junto a la ermita, por otra parte las aguas van dejando su impronta de óxido y en la parte de abajo podemos ver una peculiar cascada de color marrón entre castaños y otras especies de hoja caduca.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Celda



Ocultaron de su mirada la mar océana dejando una rendija al Tajo, para que no se volviera loca suspirando por aquel caballero que partió rumbo a las Indias Orientales en busca de tesoros y del que nunca más se supo. Ya no pasan altas velas blancas más que por su imaginación como ectoplasmas de servicio permanente, la camarera de los pasos silenciosos se alejó por los muelles envuelta en tonos grises, ella vivía encastillada con las puertas abiertas a la ilusión, esperando una gaviota que se posara sobre la balaustrada con noticias, hasta que una madrugada llegó Berzagán, el portador de las soluciones eternas, con su voz de ola restallando sobre el acantilado le pidió que subiera a sus espaldas y que cerrase las ventanas, él la llevaría a través de los designios torcidos hasta donde se halla lo que no esperas pero agradeces, no vaciló un instante en seguir sus instrucciones y al cabo de una semana quedó inmersa en la sima de los primeros pasos.

En adelante su misión sería guiar hasta la luz a aquellos que desconfían pero que necesitan un punto de apoyo a partir de ahí muchas manos se asirían a las suyas para elevarse y luego otras y otras sin solución de continuidad, cuando hubiera perdido la cuenta de las manos, de las idas y venidas llegaría la hora del reencuentro, pero el balance no cuadra y el movimiento no cesa.

Moraleja: No contabilices el debe de tu clientela.
Pd. Imágenes captadas en Portugal: Torre de los Jerónimos, Castillo da Pena y acantilados en algún lugar de la costa atlántica.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Retiro

Pido disculpas a mis seguidores por no poder atender este blog como yo quisiera, pero un trabajo de buceo en la prensa de principios del siglo XX me tiene absorbido, recluido en el archivo Díaz de Escovar, más bien ando enclaustrado en este rincón que despide armonía, pero saldré algún día para contaros como va la vida por el mundo.
Este lugar fue antes posada donde se reunían toreros, arrieros y viajeros de toda índole, ahora es archivo y museo de artes populares, merece la pena su visita para ver como se las componían nuestros abuelos hace algunos años.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Descubrimiento

Dedicado a mi maestra María Luna
Berta venía padeciendo unos extraños dolores de cabeza desde hacía unas semanas que generalmente se intensificaban los sábados y que no remitían por mucho paracetamol o similar que tomase, por lo que su madre no dejaba de recomendarle que fuese al médico, pero ella no estaba dispuesta a seguirle la corriente ni siquiera en eso. Una amiga del instituto le recomendó un “naturalista” del barrio que tenía fama de solucionar casos incurables, así que concertó una cita con el mismo y se presentó en la consulta para buscar alivio a sus males.

Aquel individuo le examinó el iris de sus ojos, color azul Mediterráneo visto desde la cabina de un avión a punto de tomar tierra; le hizo unas cuantas preguntas de los más extravagantes y hasta le echó las cartas; tras lo cual le alargó un frasco con un líquido de color barroso que debería disolver en la bañera y sumergirse la noche antes de la luna nueva; al día siguiente debería tomar un infusión con unas hierbas traídas desde el valle de Artiges de Leo y dejar que los efectos le invadieran -esas fueron sus palabras-. La broma le costó 150 euros, un poquito más caro que el seguro pero si quita el dolor de cabeza están bien empleados, pensó la muchacha.

Cumplió a rajatabla todas las instrucciones del sanador, según ingirió la infusión empezó a sentir una vibraciones extrañas en los ojos hasta que tuvo que cerrarlos, sintió su cuerpo flotar, sin saber cómo se encontró en un páramo seco ante aquella semirruinosa casa, con su ventana iluminada que le traía recuerdos de una niñez irreal, cogió la llave oculta en una rendija de las losas que hacían las veces de escalinata y penetró sin miedo alguno en el interior.

No halló un mobiliario familiar desvencijado, sino los restos de una destilería de licores, detrás de un alambique surgió una diminuta criatura y saludó.

- Te esperábamos en los espejos de la progresión desde hace una vida, sígueme y hallarás lo que muchos ni buscan.

La guió hasta aquella copa con aspecto de recién servida, que desprendía un aroma torrefacto con tonalidades caoba y chocolate, subió atropellada los peldaños de la tentación e ingirió un largo sorbo de la tentadora libación.
Era un caldo con no menos de tres años de crianza en barrica que te envolvía en ligeros ropajes de raso.

Pasó de soslayo junto al repleto pozo de los deseos banales con su emisión permanente de sonrisas tontas. Al final de un largo túnel se abría una mañana cristalina con un sendero tortuoso, a fogonazos recorrió los bosques de la Alcauca en los que vino a dar con el árbol de la hoja caduca cien por cien, se interrogó por este motivo.


Una mula negra que transitaba por el camino se quedó mirando con expresión de ¿no lo entiendes?


- Cada una de las hojas que se desprenden a diario es uno tras otro de tus errores, y las nuevas son los propósitos de partir de cero que haces cada mañana. Mientras más hojas caigan más frondoso será la sombra que proporciones.

Berta al fin comprendió que es preciso desprenderse sin agobios de lo que ya está de más, que ese lastre sólo proporciona dolores de cabeza y emplear la savia que nos proporciona la tierra para enmendar fallos y generar nueva cubierta.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Alegorías



Los canteros y arquitectos de las catedrales góticas tenían vocación de comunicadores audiovisuales, dibujantes de viñetas preñadas de simbolismos como esta de Notre Dame de París, en la que la monarquía se presenta bajo la jerarquía eclesiástica, enlazada por una criatura monstruosa, a la que se superpone la lujuria encadenada y exhibiendo un par de domingas, la duda es si sentenciaron a estos artistas por injurias a la corona o todo lo contrario.
Mientras otros pobres diablos estudian como sortearán el caos generado en la capital francesa y se quedan petrificados al contemplar los atascos.
Bonjour monsieur Sarzkozy


Estirga en Notre Dame

lunes, 12 de noviembre de 2007

Aves errantes

Vistas de la estación de Fuente de Piedra

Sigo con la tarea de acarrear noticias para la facultad, hoy le toca el turno a la laguna de Fuente de Piedra y sus aves migratorias, que ya quisiera más de uno emprender el vuelo sin más equipaje que la experiencia, en clase VIP sin overbooking de esos ni huelgas anti-usuario.
Me embeleso tomando fotos y contemplando la naturaleza, luego prepararé unas notas plagadas de datos pseudocientíficos para cubrir el expediente, Campillos con sus industrias de pieles y el restaurante La Perdiz con platos "llenativos" no queda lejos así que...



Laguna de Fuente de Piedra matutina
Recreación del atardecer a partir de mis fotos
Flamencos sobrevolándome
Rienda suelta al photoshop

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.