jueves, 24 de abril de 2008

Claustro

Por culpa del claustro, que no de éste, sino del de la UMA que no para de brearnos con los mil y un trabajos, como si de unos aprendices de Hércules fueramos, estoy confinado de la alegre bullanga de los blogs. A mayor abundamiento uno está de asesor contable del personal, que en sus tribulaciones no para de lanzar SOS, más desesperados que el radiotelegrafista del Titanic, ya que por primera vez se enfrentan mis colegas a la elaboración de un estado de aplicación de fondos, sin saber discriminar una inversión de un gasto.
Bueno pues aquí me tienen como el capitán del "Carpathia" navegando a toda máquina para minimizar el naufragio colectivo. Poner periodistas a elaborar contabilidad es como pretender hacer una sesión de ouija en medio de un botellón.
Buscaré un hueco a principios de mes para retomar el hilo de este blog, con más telarañas que el Vespino de Adán y Eva.

4 comentarios:

carlota dijo...

Tú tranquilo, aunque se echa de menos tus posts. Muy buenas las comparaciones, la de la ouija y la vespino. Un beso, y ánimo!

Caminodelsur dijo...

Pobre, mucho ánimo, si es verdad el dicho, zapatero a tus zapatos ojala ya estes de regreso en lo tuyo, fuera del claustro


Saludosss de bicho

Belén dijo...

Ya vendrás, chico, primero el curro y ya no?

Besicos

Glo dijo...

A mí me ocurre otro tanto.

Por aquí volveremos de vez en cuando, para volver a disfrutar de tus textos.

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.