sábado, 10 de enero de 2009

Paso del tiempo III



Las dimensiones truncadas, III

Castillo de Colomares en Benalmádena (Málaga)

La clave para entrar en aquel extravagante castillo, sin poseer llave alguna, radicaba en invertir el letrero del número siete, bajo la reproducción de la quilla de la “Santa María”, a ras del estanque se abrió una portezuela, por ella se internaron la pareja de fugitivos.
A primeras horas del día la temperatura no daba para muchas alegrías, no había prendas de abrigo por parte alguna, puesto que el lugar hacía años que estaba deshabitado. Amelie estaba al borde de la hipotermia, encender la chimenea tampoco era solución, por muy seca que estuviera la leña el humo inicial hubiera delatada la presencia humana en aquel lugar, cosa que deseaba evitar Marcos a toda costa.
Recordó nuestro protagonista las indicaciones de su tío, sobre los antiguos baños árabes, ubicados en un extremo del castillo, hasta allí llevó en brazos el cuerpo azogado por la tiritona de Amelie, pudo comprobar cómo un chorro de aguas termales partía de un muro, para anegar un estanque que luego desaguaba ladera abajo. Depositó el cuerpo de ella, aún aferrada a su cuello sobre el agua más que templada como solución de choque al desequilibrio térmico.
Amelie no sabía cómo agradecer todas aquellas atenciones, por lo que se limitó a besar profundamente a su guía. Marcos armándose de discreción comentó:
-Te dejo para que te relajes con el baño, nadie sabe que estamos aquí, puedes tomarte el tiempo que quieras.
- Tengo el cuerpo cortado, en cuanto entré en calor estaré dispuesta.
Ahora se planteaba otra cuestión peliaguda de solventar: ¿cómo secar el cuerpo de Amelie? Sin toallas ni tejidos que lo sustituyeran. Recordó las propiedades del mastranto, por lo que en esta época no tuvo dificultad en recolectar un buen haz de la misma.
Amelie no pudo disimular su extrañez al ver aquel montón de hierba:
-¿Qué vas a hacer con esos hierbajos?
-Es tu toalla y tu perfume.
-Vaya, otro ritual de desquiciados.
- Confía en mí, además no disponemos de albornoz ni otros lujos, así que tú verás si deseas secarte o quedarte en remojo eternamente.
Marcos, puro nerviosismo al principio, trazó todas las curvas de aquel atlas de sensualidad, ella se dejaba hacer, no sin contener algún espasmo por su extrema sensibilidad hacia las cosquillas, cuando llegó a la conjunción más íntima de la muchacha, un leve movimiento con la cabeza de ella hacia atrás fue el plácet para continuar con la labor de masaje que proporcionaba la suave aspereza de la ‘Mentha rotundifolia’, a la par que impregnaba todo los poros y la estancia de fresco aroma.
Aquel vegetal y las manos del muchacho obraron como el más potente de los afrodisiacos. Los cuerpos terminaron formando una columna salomónica que se expandía y contraía rítmicamente, sus deseos se elevaron al cielo por encima de todas las almenas, hasta terminar exhaustos al pie del ventanal, plenos de la luz del Mediterráneo que inundó la estancia.
Aún queda alguna peripecia más.

11 comentarios:

PIZARR dijo...

Gracias por tus buenos deseos.

Las palabras de Mª Angeles han sido preciosas.

Al entrar en tu blog he reconocido que yo ya había estado por aqui allá por finales de verano creo.

Un saludo desde Bilbo

Belén dijo...

Jo, mis guías para nada han sido tan amables...

Besicos

Glo dijo...

Otra, otra, otra...

Mertxe dijo...

Vuelvo por segunda vez porque no estoy segura de que haya entrado mi comentario. Anda lentito y rarito el Internet de la tarifa (extra)plana... Bueno, que eso, ¡que otraaaaaaaaaaaa!

delaRosa dijo...

Esto promete, nómada, y además instruye; lo digo por lo de la mentha rotundifolia, que una no tenía ni idea de unas propiedades tan
útiles.
El castillo de Colomares precioso!

Besines de colores

Estrella Altair dijo...

Bueno lo de spa.. improvisado y las toallas y albornozes naturales, me encantó... muy bueno...... a plena luz del Mediterráneo que mas se le puede pedir a la vida.

Un besazo, motero.

Chuspi dijo...

Buenooo !!!
Me has dejado flipadita perdida con el masaje,las hierbas, los aromas y lo de la columna salomónica!!! Buff amigo,imaginándome la escena me he quedado.....

BESITOSS!!

Reyes dijo...

Jajaja
una columna salomónica , nada más y nada menos...
me ha gustado mucho, besos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

jo... veía a saber por qué no dabas señales de vida y me encuentro que no había leído la 3º entrega; soy un desastre.
¿estás bien?
un kiss de mujer zombi dormida

PIER BIONNIVELLS dijo...

jo! Que bueno..
Esto se pone nais..
Que tengas una buena semana.
Cuidate.
Te dejo abrazos

Caminodelsur dijo...

que ribetes va tomando!!!, infaltable debilidad, está bueno el cuento

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.