viernes, 11 de septiembre de 2009

El drago milenario y puntos recónditos



Lo primero que debe afrontar el visitante cuando llega a Icod de los Vinos es una legión de caza turistas, se multiplican las ofertas para la degustación de vino blanco y queso de la zona. En cuanto al primero de los productos, lamento decir que me convenció más bien poco, encontré un caldo un tanto agraz y falto de cuerpo. Lo siento por los lugareños, pero un periodista debe huir de interpretar una polca briosa en busca del aplauso fácil, se limitará a expresar lo que cree que es justo, guste o no a la opinión pública. En cuanto al queso dicen los entendidos que sabe riquísimo, pero este alimento no entra dentro de mis apetencias.
El principal atractivo de Icod es el drago milenario, sobre cuya edad hay diversas especulaciones, los más optimistas lo sitúan por encima de los 3.000 años, otros más prudentes sostienen que supera el milenio, sin saber fijar con exactitud su edad. Como quiera que fuere es un ejemplar digno de ser contemplado. Los guanches lo tenían como planta sagrada por sus diversas propiedades, sobre todo por los poderes curativos atribuidos a su linfa roja.
El acceso al parque temático que rodea el drago cuesta cuatro euritos, la corporación municipal ya podría afanarse algo en mejorar la conservación del entorno. Aquello sería un edén a poco que los jardineros se esmeraran. El pueblo conserva su encanto en el casco antiguo.
Garachico es la siguiente escala, presenta una costa abrupta, con una especie de corredor angosto entre las rocas que aquí llaman el Caletón, donde los más osados desafían el continuo batir del Atlántico.
La ruta desde Buenavista del Norte hacia Masca ofrece un espectáculo paisajístico singular, si bien la TF-436 requiere vehículos pequeños y pericia a los mandos, una suerte interminable de virajes con barrancos a uno y otro lado jalonan el camino. Los colegas moteros con sus “R” entraban a saco metiendo rodillera en las curvas, si se presenta una furgoneta de frente pasas raspando los retrovisores. La isla de la Gomera se alza de hito en hito como un sueño en el horizonte. Estos caminos son para disfrutarlos con la bici, con el corazón a más de 170 pulsaciones en subida, oyendo el justo chirrido de la rueda trasera en el derrape de las bajadas.
Masca, un pueblecito singular y pequeño, casi malabar en la falda de una montaña se insinúa como el fin del mundo, al menos para apartarse de él. Dos mujeres platican a la sombra de unas palmeras, venden chumbos en unos cestos.
La siguiente escala tiene lugar en el puerto del acantilado de los gigantes, del cual parten diversas embarcaciones para contemplar desde el mar estos inmensos farallones. El aparcamiento resulta misión imposible.
El retorno a Puerto de la Cruz se hace más llevadero por la TF-82, vía El Tanque.

16 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

...hablando de farallones, me han dicho que los de capri son la pera; si tuviera dinero te pagaría el viaje para que hicieras unas fotillos..., pero es que no lo tengo, Repollo.
Esta zona la conocí hace dos años y anda que no había turista, lamadre qe me parió...
kiss camperos

elisa...lichazul dijo...

hola

muchas gracias por tus huellas
es genial tu blog
en él se puede viajar virtualmente
tus fotos son maravillosas y los datos que compartes sin duda son luces para cualquiera que se adentre por esas regiones.

felicitaciones!!

desde el fin del mundo
un abrazo de paz

SUSANA dijo...

Qué buena diferenciación, Nómada.

El lugar -bellísimo y muy cuidado- tiene un atractivo turístico enorme, caramba, los ojos se enamoran!

Ahora bien, el vino, el buen vino es otra cosa. Y aunque pueden convivir armoniosamente y de hecho el turismo vitivinícola tiene gran actualidad, al menos un periodista-comunicador social debe ser fiel a la verdad.

De hecho, y como contrapartida a la estética, las características organolépticas de excelencia, suelen darse en las vides que crecen en terrenos ríspidos, áridos y sobre todo a alturas superiores a los 1000 m sobre el nivel del mar. En fin, el tema es largo, pero me agradó mucho, insisto, la honesta opinión. Muy profesional.

Un abrazo!

Cordelia dijo...

pequeños detalles como una jardinería cuidada son los que marcan la diferencia

lamentablemente hay poquísimos lugares en que sea perceptible esa diferencia

¿170 pulsaciones en subida? ya veo que tus retos van no al trote...van a galope

Besos

TriniReina dijo...

Es un placer conocer estos lugares a través de tus palabras.
No visité Icod de los vinos ni esta zona, a excepción del acantilado de los gigantes.

Me encantan los balcones. Tengo una rara predilección por las fotos de balcones, farolas y bancos (de los de sentarse):):):)

Abrazos

MarianGardi dijo...

En Icod de los vinos hay unos potajes de berros que te chupas los dedos, para quien le gusten los potajes (claro).
Besos

Belén dijo...

Ves?

Yo soy mas de cata de vinos :)

Besicos

SeaSirens dijo...

De tus manos, todo parece bello...
Me han entrado ganas de coger la mochilita y lanzarme a recorrer mundo otra vez, sobretodo cuando hablas de esos caminos tan estrechos y del tramo en btt.

Hermosas las imágenes. En conjunción, todo.

Un abrazo y buen finde!

yurenaguillen dijo...

Bueno, en este periplo que narras, ya has llegado al lugar donde nací. En el noroeste de la isla. Entre Garachico y Los Silos.
Mis lugares favoritos de Tenerife son el caserío de Masca y La punta de Teno. Los paisajes en ambos lugares son tan hermosos que ni con poesía pueden ser descritos.
Un abrazo grande.

LUCIA-M dijo...

Preciosas las imágenes. En conjunción, todo.
Otro viaje que hago a través de tus letras…
Muchas gracias, pon compartir ese buen vino….
Besoss

Siberia dijo...

Yo estuve en Tenerife. Yo allí mirando los paisajes, fui feliz. Me gusta leerte

añil dijo...

Me he incorporado tarde al viaje por las islas pero ya estoy al dia.
Las fotos, increibles.

Gizela dijo...

Hola Nómada.
Primero el agradecimiento,por visitar mi rincón de intentos.
Buena reseña desde el punto de vista periodístico.
Desde el punto de vista crítico, me fiaré de tu opinión, porque no conozco ninguno de los lugares.
Ha sido un placer conocerte.
Ya pasaré frecuentemente para enterarme de tus A vuela pluma.
Un abrazo
Gizz

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estas rutas, estos espacios saben a vino dulce de mi tierra. Encantadores, apuntados los llevo ya en la agenda...


Saludos y un abrazo!

MAR dijo...

Nos tomamos el vinito y paseamos, no es mala idea!
Cariños para ti y buen Domingo.
:)
mar

Elvira dijo...

¡Qué maravilla de fotos de arquitectura canaria! Me he enamorado de la casa de fachada rosa, no sé si es la tercera foto o así.

Estuve en Canarias a los 16 años y no he vuelto, guardo un muy buen recuerdo. Saludos

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.