lunes, 18 de mayo de 2015

La noria sin sentido

-->
H
ay copiosas formas de manipular un asunto, antes de tomar una decisión con sentido común. El espíritu garantista de nuestro ordenamiento jurídico, a ojos de legos en derecho, más parece noria que mueve siempre la misma agua, sin regar los surcos sedientos de respuestas.
Este preámbulo viene a colación, por la decisión de la Justicia de comprobar la relación paterno filial y el nivel de ingresos de los progenitores del niño Abou; antes de otorgar la custodia a la madre. El padre sigue en prisión. Hablo del menor que alguien pretendió introducir en territorio español dentro de una maleta.
La verificación  debería ser un trámite ágil, a pesar del pleistoceno procesal que atraviesan muchas instancias judiciales. Lo que  desconcierta es que antes de entregar un niño a su madre, ésta tenga que justificar sus recursos para llegar a final de mes. Si esta regla de tres se aplicase hoy día a toda la población, los centros de acogida no darían abasto ¿Cuántos miles de madres y padres se quedarían sin sus vástagos? Este dislate herodiano debería erradicarse de algunas cabezas políticas.
Cabeza pensante in extremis.
Noria en Güejar Sierra. Granada.

Vaciado de los cangilones de la noria. Güejar Sierra. Granada.


Agua va y agua viene. Güejar Sierra. Granada.

17 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Demencial. No puede haber baremos económicos para entregar un niño a su madre, a no ser que se produzca ese desastre que tan bien explicas. Una vez más que patente que la justicia ni es ágil ni está para servir a los ciudadanos. El símil de la noria es perfecto. Nos deja a todos muy secos para que ella siga funcionando.
Eres optimista con esa cabeza pensante. Hay gente que no tiene cabeza.

Un saludo

· LMA · & · CR ·

Laura. M dijo...

Muchos demuestran tener la cabeza dentro de ese cubo cuando aprueban ciertas leyes.
Me gusta esa noria.
Un beso.

José Felipe dijo...

El símil es perfecto, el sistema judicial nefasto. Y el niño ¿qué culpa tiene?
Me encantó tu blog.

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Una mas de las veleidades de este sistema que tenemos y de las manos que lo manipulan.
Preciosa la noria.
Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Los países pueden ser diferentes, pero los sistemas son patéticamente idénticos.
Un abrazo.
HD

MAR dijo...

A mi me quitan a mis hijas me muero!!!
No sé bien del caso puntual, pero obvio que en la maleta metería a toda la gente que hace de este mundo una m....
y los mando con suerte a otro planeta.
Un abrazo grande y todo mi cariño.
mar

anuar bolaños dijo...

La vida atada. Oh Granada!

MTeresa dijo...

Un buen texto para reflexionar,
gracias por hacernos pensar
y decidir

Gumer Paz dijo...

Desde luego, Nómada. La Justicia cudriculada ni es justicia ni es nada.
y se quedan tan anchos!!
Un abrazo

José Ramón dijo...

Nómada planetario un placer pasar por su blog Saludos

Sole dijo...

Una historia que no se sostiene, como bien apuntas en el final. Lo lamentable es que estamos acostumbrados a escuchar injusticias ...

bsÖs.

Nita Oliveira dijo...

Um bom texto para reflectir.
Beijo.
Nita

Nita Oliveira dijo...

Vim para conhecer, e não me arrependi, gostei muito de tudo! Vou seguir para não perder de vista :)
Beijo.
Nita

Juana la Loca dijo...

todo un absurdo.... cuantas familias adineradas que dejan a sus hijos huérfanos de sentimientos filiares..... y como tú dices,si con lo que estamos viviendo nos pidiesen las cuentas.... a más de uno nos quitaban a los hijos!
besos.

Glo dijo...

Estimado dear friend: Adelante con esas alforjas moteras llenas de sentido común.

añil dijo...

La parsimonia judicial es penosa y, en casos como este, indignante.

Un beso

Roberto Montelana dijo...

En todos nuestros países tenemos la misma enfermedad política, pero con distintos nombres.

Lo raro es que el remedio , no lo venden en las farmacias.

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.