martes, 15 de julio de 2008

Cala de los Muertos



Como Pepe Isbert encarnado en máximo edil de Villar del Río en Bienvenido Mister Marshall, cuando asomado al balcón largaba aquello: "como alcalde vuestro que soy os debo una explicación y como os la debo os la voy a dar, como acalde"...
En realidad el nómada nunca ha sido alcalde de nada, simplemente prometió la traída de imágenes agradables, de lugares recónditos y a ello me dedico.
Esta cala, perteneciente al cabo de Gata, se halla a medio camino entre Carboneras y la aldea de Agua Amarga, hay que tomar la carreterita que trepa hacia la Mesa Roldán, a mitad de la subida se pueden ver las indicaciones sobre este paraje, se ha habilitado un aparcamiento al solijero pleno, para que el coche termine como un micro ondas, luego de un escarpado sendero de unos 500 metros se llega a un lugar de ensueño.
Por lo menos el viajero con fantasía se dedica a recrear leyendas propias, tal vez la erosión sobre las rocas sea el resultado del espíritu de los muertos, que arrastrados por las corrientes han arribado a esta ensenada a lo largo de los siglos, para luego expresarse mediante teleplastias, que lo mismo vienen los de IV Milenio a comprobar mi hipótesis. Ese gran peñasco con especie de patas (rocas 13), pudiera ser una foca monje (macho), que fue petrificada por el celoso Apolo, quien no consentía que ojo alguno se posara sobre su amada, mientras él la penetraba con sus rayos, por lo que al aproximarse curioso mamífero marino a contemplar las curvas prohibidas, fue presa de la maldición, menos mal que hallé semi desértico el paraje. Otras formas evocan rostros que cuentan sus vivencias en lenguas de las que poco acierto a entender.
En esto que desperté de mi siesta y me sumergí en el amigable turquesa que brindaba el Mare Nostrum ese día. Completé la jornada con la subida a Mesa Roldán donde un solitario faro goza de vistas únicas, junto a una antigua torre artillada que conoció mejores tiempos, desde aquella atalaya se contempla el bostezo de Agua Amarga.
Consejo: llevad agua potable sin miramiento, aquello es el desierto, de lo contrario se pueden padecer alucinaciones, aunque lo mismo son provechosas.
Último mensaje de radio: despachado a órdenes para desembarcar en el puerto de Garrucha con pescado fresco.

7 comentarios:

Glo dijo...

Ese lugar tiene una maravillosa belleza primitiva, mineral...

Mertxe dijo...

En esa cala me he visto por unos momentos... Lejanas toallas... Aire salado... Sol... Ése sol que parece llegarte en exclusiva, sólo para tu toalla, sólo para ti...

(Sielosss... Ya m'adaooo...)

Carlota dijo...

Me encantaron las extrañas formas de esas rocas, prodigio de la naturaleza. Y esa cala... uf, invita a darse un baño... curioso que estuviese vacía. Un abrazo.

Nómada planetario dijo...

Me alegra que os guste el paraje, por lo complicado del acceso, así como lo alejado de núcleos urbanos esta ensenada tiene pocos visitantes, afortunadamente.

Maria Coca dijo...

Maravillosas imágenes. Ese lugar debe ser increíble, desde luego. Me encantaría visitarlo...

Gracias por tu crónica nómada, Nómada.

Besoss

Laura dijo...

Muy bonito lugar realmente agradable.

Un abrazo

Luna Carmesi dijo...

Rincones que se me quedan tatuados y reconozco como pendientes de visitar.
Que maldito eres de impregnar de viento tus escritos...

;-)
(Maldito con cariño... Claro!)

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.