domingo, 26 de julio de 2009

Por encima de los 60º Norte. Parte III


Tras pernoctar a orillas de un enorme largo en Skei, que estas gentes pronuncian Schei –misterios de la ortología escandinava- partimos con el autobús de buena mañana hacia el Sognefjord, traducido fiordo de los sueños.
Dejamos a la izquierda de la ruta unas pequeñas cabañas, en torno a las cuales triscan las cabras, actualmente los refugios no tienen uso humano, pero antes era tradición que cada familia de Skei enviara a la mayor de sus hijas, para que durante todo el verano cuidase de la piara caprina, con la vecindad de otras chicas de igual condición. Estos lugareños no eran unos desalmados, no seáis tan duros, cada 15 días estaba reglado que subieran los mozos del pueblo a visitar a las pastorcillas, quienes a buen seguro precisaban de ayuda masculina para el ordeño de aquellos animales.
En ruta visitamos una de las iglesias de madera más antiguas del país, quedan pocas, los incendios destruyeron una buena parte de ellas
Navegando el fiordo de los sueños se abre unas vistas fantásticas, cataratas y espesos bosques dejan paso de vez en cuando a aldeas salidas de postales. Las gaviotas son ya como de la familia, lo mismo han aprendido algo de español, por lo que se acercan por su ración de golosinas. Mientras en el restaurante del barco, una esbelta rubia de 1,85 se afana en preparar unos deliciosos pancake noruegos que están diciéndome cómeme.
Desembarcamos en la pintoresca localidad de Flam, de la cual parte un trenecito que trepa hacia Myrdal, por una pendiente del 5,5%, algo fuera de lo común para un ferrocarril sin cremallera ni otros artilugios similares. Los amantes de las dos ruedas tienen la opción de alquilar bicis para subir por una senda paralela, ellos paladean mejor que nosotros los numerosos ríos que discurren a uno y otro lado de la pista, las cascadas sublimes que se anuncian con su sonido característico por laderas escarpadas.
La crónica seguirá en la próxima entrada con Bergen, donde la fonética hace de nuevo de las suyas, al pronunciarse Brigen.

11 comentarios:

Verbo... dijo...

Interesante amigo, lo que aún se me hace dificil entender es que si existe el cemento, el acero, materia que no se consume tan facilmente en un fuego, porqué siguen construyendo en madera ???

Esa parte del relato fué lo que me agarró.

Besos.

Lena dijo...

Tus crónicas me hacen soñar, Nómada.

Yo quisiera tener la oportunidad de vivir en el norte al menos un año.

Veo tus fotos, te leo y, como te dije, sueño.

Gracias de nuevo...

Un beso a pronunciar como más te apetezca!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

¿Te imaginas en vez de hacer el viaje a lo japo, lo haces a tu bola? te tenemos que ir a buscar.
Divino... me espero sentada a que pongas la siguiente tanda.
bueno, mientras me voy al curre porque me lo pide el cuerpo

Glo dijo...

Esos lugares parecen difíciles de fotografiar. Me recuerdan el valle de la Sakana, en Navarra, cuya cambiante belleza sólo se aprecia cuando se frecuenta.

Belén dijo...

Como amante de lo frío, me das una envidia...

Besicos

Chuspi dijo...

Desde luego,las fotos son fascinantes,aunque para mi quizas demasiado tranquilo no? Digo la vida allí claro...
Pero los paisajes quitan el hipo;-D

Estupendoss!
Besos!

Reyes dijo...

Ya las había visto pero me faltaba tu particular forma de contar .
Me encanta.
Besos.

SUSANA dijo...

Nómada, me atrapó Usted con su relato!

(Bonito nombre: Sognefjord, fiordo de los sueños)

Hoy no puedo quedarme y lo lamento, con gusto hubiera recorrido sus otras publicaciones. Pero me tendrá por aquí!

Me llevo su link bajo el brazo!

Muchas Gracias!

MarianGardi dijo...

Aprovecha, aprovecha!!
Geacias por estas fotos tan bellas.
Estamos conociendo los fiordos!!
Hasta la vistaaaa

Canto y vida. dijo...

Qué hermosos paisajes...Uno siente libre. Agradezco ese momento plácido, en estos días de tanto trabajo provoca estar allí aunque sea en sueños...Bello blog.

Canto y vida. dijo...

Me dejas fascinada con este recorrido. Hermosas fotos. Un abrazo.

Impresiones

Todo es subjetivo, dejemos volar el yo imposible.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Andalucía, Spain
Tratando la conjución de ocurrencias e imágenes. No pongo música porque se cabrean los de la SGAE.